¿Cómo debe ser una landing page?

Si llegamos a esta pregunta es que, por fin, hemos decidido enviar a los usuarios de nuestras campañas a una landing page (o página de aterrizaje). ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Quizás la motivación por mejorar los resultados, la necesidad de optimizar y testear, el lanzamiento de campañas muy concretas que motivan acciones que no cubre nuestro sitio web, etc… Sea cuál sea el origen, nos encontramos de nuevo con preguntas.

Y ahora, ¿cómo construyo la landing page?
No pretendemos ofrecer la solución universal, pues muchos otros factores van a determinar los resultados. Intentaremos, pues, aconsejar sobre la mejor forma de plantear la landing page siguiendo unas prácticas eficaces.

Una landing page o página de aterrizaje es la página a la que el usuario llega después de hacer clic en un anuncio. Su objetivo es transaccional, es decir, orientado a la conversión: queremos que el usuario haga alguna acción. Ya sea descargar un documento o aplicación, rellenar un formulario o hacer una compra, queremos focalizar toda su atención al cumplimiento de ese objetivo.
Estos consejos nos pueden ayudar a lograrlo:

  • El mensaje principal debe ser relevante y que destaque suficiente para el usuario. Simple, claro y conciso. Conecta el anuncio que ha motivado el clic con el contenido que le vas a mostrar.
  • La simplicidad no está reñida con el diseño. Haz que tu landing sea agradable, ofrece una buena experiencia al usuario. Busca la empatía  y conecta con sus necesidades.
  • Si decides incorporar un formulario, pide sólo los datos que sean estrictamente necesarios, recuerda que podemos conseguir más información en posteriores contactos. No vayas a perder al usuario por la pereza increíble que le puede ocasionar rellenar un extenso formulario o por su reticencia a aportar datos que pueden ser imprescindibles.
  • Destaca tu oferta de manera clara, que sea fácil de detectar y comprender.
  • “Menos es más”.  No entretengas al usuario con largos textos. El usuario escanea las páginas, no se detiene en todas las frases corporativas que tanto tiempo le hemos dedicado. Ofrece el texto suficiente para aportar los argumentos de venta.
  • Call-to-action. La llamada a la acción es uno de los elementos más importantes de la landing page, la que indica al usuario lo que esperamos de él “Suscríbete” ,“Descarga”, “Enviar”…Buscamos la interacción, no la información. ¿Les queda claro lo que deben hacer, lo que esperamos de ellos? No dejes de testear diferentes colores, textos y emplazamientos para este botón, analiza qué cambios son decisivos para la conversión. Pequeños cambios pueden tener grandes resultados.
  • Transmite los beneficios de tu producto o servicio. Dale razones y convéncele para llevar a cabo la conversión, que tenga claro que eres la solución que está buscando. Focaliza tus argumentos en aquello que tu producto o servicio le puede ofrecer. Habla directamente a tu público objetivo. Conecta con él a través de la emoción.
  • Si el usuario no está preparado para convertir, aprovecha la oportunidad y destina una zona para captarlos de otro modo. Por ejemplo, que te sigan en alguna plataforma a través de botones sociales.

Suele ocurrir que el anunciante cree que la mejor solución es llevar al usuario al sitio web: “Es la mejor forma para que conozcan nuestros productos”, “Allí tiene toda la información que necesita”.
En el web el usuario debe analizar la información,  navegar, buscar la información… ¿vamos a pedirle tanto esfuerzo a nuestro cliente potencial? Sabemos qué ha venido a buscar y se lo tenemos que ofrecer de la forma más simple posible. Tenemos que abandonar ciertos prácticas que en el pasado consistían en ofrecer toda la información de la marca, producto o servicio.
No podemos comunicarlo todo. Es, sencillamente, imposible e ineficaz.

¿Y qué hacemos cuando tenemos un gran volumen de productos y referencias? En este caso, la landing page no podrá reflejar toda la variedad de nuestra oferta.
Sin embargo, hay mecanismos para poder solventar esta situación. Podemos partir de una landing page única y generar el contenido dinámicamente en función de la búsqueda del usuario. Para ello, no te pierdas Generación de Landing dinámica para tus campañas AdWords.

Recuerda que puedes utilizar el Optimizador de Sitios Web, herramienta que te ayuda a mejorar la efectividad del sitio web haciendo pruebas para comprobar qué versiones son las que consiguen más conversiones.

Esta «anatomía» de landing page puede servirnos de guía para definir nuestra página de aterrizaje ideal, siguiendo la estructura de los siguientes bloques:  titular o mensaje principal (1), producto o servicio (2),  formulario (3), llamada a la acción (4), beneficios (5) y/o botones sociales (6).

Pincha en la imagen para ampliar esta infografía de KISSmetrics.

Siempre puedes mejorar tu landing page, para ello, haz un test con otras personas. Debes estar preparado para escuchar lo que opinan de ella y descubrir cosas que por ti mismo no podías ver, sólo así podrás tomar medidas para optimizarla.

Como ves no hay una verdad absoluta para conseguir la deseada y perfecta landing page. Procura cuidar siempre todos los detalles y el usuario responderá a esta llamada a la acción. Analiza, aprende de tus errores y busca siempre el #engagement , la pócima mágica que te conectará con tus clientes.

Menú